jueves , 29 febrero 2024

Se necesita una voz y una palabra

libro

Hace unos días me tropecé con un programa de una televisión europea en donde una de las presentadoras, famosa si las hay, hablaba de manera despectiva sobre la participación de los católicos en la vida de la sociedad, como si fuera un hecho altamente reprobable.

Por: Padre José María Arnaiz

Hace unos días me tropecé con un programa de una televisión europea en donde una de las presentadoras, famosa si las hay, hablaba de manera despectiva sobre la participación de los católicos en la vida de la sociedad, como si fuera un hecho altamente reprobable. Sin embargo, más llamó mi atención su cara de tristeza y soledad, como de enojo muy poco contenido. Fue como ver un programa de añoranzas compuesto por voces un poco desagradables.

Con relativa frecuencia encontramos comentarios, no tan extremos, sobre la actitud que los católicos – religiosos incluidos- deberíamos asumir en el debate público y en la vida ciudadana. Se nos achaca de no estar al día con las tendencias del momento actual, de vivir en una burbuja, por lo cual nunca seremos aceptados en la sociedad. Lo dicen fuerte quienes promueven con ímpetu la agenda de “las izquierdas” en temas sobre vida y familia; y lo hacen como si les perteneciera el monopolio de la verdad. Lo mismo se cuchichea entre “las derechas” acusando a los católicos de estar “desorientados” en temas de economía y justicia social. Total, nadie está contento.

La pregunta es simple: ¿Los cristianos debemos hacer callar a Jesús para participar en la vida pública? La única respuesta posible es negativa. Nada hay más triste que un cristiano vergonzante y no sólo por el daño que semejante actitud produce en su relación con Dios, también porque genera ciudadanos descafeinados, timoratos, sin compromiso. Por el testimonio de la fe, ordenado al bien del prójimo, un buen cristiano se convierte en un valioso  ciudadano.

Quienes exigen del cristiano silencio asumen una actitud por lo menos trasnochada, en esta sociedad marcada por la pluralidad y anhelos democráticos. Cierto, los cristianos debemos aprender a actuar gozosamente en la sociedad civil, sin ocultar nuestra identidad y sin callar para quedar bien con quién sabe quién. Se trata de aprender, con Pedro, a dar razones de nuestra esperanza con gentileza y claridad, a ofrecer alternativas a la realidad económico social, a ser la voz de los sin voz. Hay propuestas que si no las hace un cristiano me temo que no las va a hacer nadie.

Jesús nunca se arredró y vaya que sí tuvo oportunidad de hacerlo. No lo hizo cuando fue empujado a predicar en las periferias de Jerusalén por sus detractores, ni cuando parte de sus seguidores le abandonaron “porque su doctrina era muy dura”; tampoco cuando Pedro lo negó, Judas lo vendió y sus discípulos huyeron. Incluso al mismo Pedro, roca en que fundó la Iglesia, le rechazó con fuertes voces cuando éste le insinuó que debería moderar sus palabras. El lenguaje cristiano público y privado debe ser  claro, preciso, directo, inspirado, propositivo y creador de vida.

En esta lógica, resulta muy interesante el caso de Pilatos quien, en efecto, tuvo la vida de Jesús entre sus manos. No era una hipótesis, sino un hecho objetivo visto desde la perspectiva mundana. Hubiera sido tan fácil condescender y mostrarse correcto ante la invitación del pretor. Estoy cierto que el romano realmente quería salvar a Jesús, pero también que deseaba más salvarse a sí mismo. La escena siempre me recuerda las invitaciones a callar identidad y convicciones, a cambio de un lugar en la escena pública. La oferta parece tentadora. Si somos esquivos al hablar, si moderamos la denuncia, si no decimos nada o lo decimos con cara y tono desagradable entonces se nos podría garantizar un espacio en el debate público. Sin embargo, desde ese acallamiento, ¿qué sentido tendría participar?

Cristo nunca ocultó su identidad, ni siquiera en los momentos más difíciles, pero siempre habló desde la misericordia, con caridad, para abrir anchas puertas a la esperanza. Vivió conflictos y de los de vida o muerte, tensiones y desatinos pero quiso y supo dar un sentido nuevo y claro a su pueblo. El único silencio válido para un cristiano es el que nace de la contemplación del Resucitado, porque de este silencio brota la fuerza de la palabra que junta la pasión por Cristo y por la humanidad.

2 COMENTARIOS

  • Ciertamente Hno. debemos saber dar razón de nuestra fe con claridad y verdad porque ahí está Jesús, saber transmitir como cristiano las injusticias, y decirlo con amor a nuestro prójimo para vivir en una sociedad mejor con Cristo Jesús.

  • Además, creo que hablar compromete y es más fácil sobrellevar la fiesta en «PAZ» y para que buscarme problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TESTIMONIOS SÍNODO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Forjadores de una historia

En este año de la Vida consagrada el Papa nos ha pedido:...

Año de la VC, una oportunidad de gracia para la Vida consagrada de Chile

Por: Padre José María Arnaiz Esta oportunidad se puede identificar con un...

Y en Adviento, también pensar y servir

Por: Padre José María Arnaiz   Hace unos días comencé a hacer...