miércoles , 12 junio 2024
Testimonios Misión Reconstruyendo Esperanzas Religiosas Postulantes Franciscanas Misioneras del Sagrado Corazón

Testimonios Misión Reconstruyendo Esperanzas: Religiosas Postulantes Franciscanas Misioneras del Sagrado Corazón

Las postulantes Yblin Joaquina y Yenifer Andia de la Congregación Franciscanas Misioneras del Sagrado Corazón tuvimos la gran dicha de ser invitadas a formar parte de la gran labor misionera que viene realizando la conferre de Santiago de Chile bajo el lema “Reconstruyendo Esperanza” en respuesta al terrible desenlace que tuvo el último voraz incendio en Valparaíso. Fuimos testigos a través de las lamentables noticias que nos transmitía la televisión de como el fuego invencible iba arrasando a su paso, bosques, casas, autos y lo más lamentable, vidas humanas.

Días antes al 27 de abril nuestra maestra de formación Sor Ana Ruth y Sor Clara, hermana de comunidad, nos animaron a realizar esta experiencia con espíritu de solidaridad y entrega, que nos sintamos parte de una Iglesia en misión que da la mano al que más lo necesita cuando más lo necesita; es así que el sábado 27 de abril muy temprano nos dirigimos desde Santiago a una de las zonas afectadas. Antes tuvimos la oportunidad de visitar a nuestra Madre Purísima Virgen de lo Vásquez en su santuario y desde allí dirigirnos a nuestro lugar de misión en Pompeya Sur de Quilpué, al llegar fuimos encontrando religiosas de diferentes Congregaciones, diáconos y laicos comprometidos, muchos de ellos volvían por segundo o tercera vez, se sentía un grupo humano cálido y acogedor con muchas ganas de entregar la Palabra de Dios, alegría, consuelo y esperanza.

A penas llegando al lugar pudimos ver un escenario terrible, muchos espacios todavía con restos de escombros, palos y fierros quemados, algunas familias reconstruyendo con lo poco que pudieron salvar.

Como jóvenes que aspiramos a la Vida religiosa nos fue muy grato compartir con las diferentes congregaciones, compartir nuestra esperanza en Cristo con nuestros hermanos que no solo necesitan cosas materiales sino también una contención emocional-espiritual.

Al ir visitando de casa en casa, fuimos escuchando diferentes testimonios de cómo vivieron el incendio, de cómo tuvieron que luchar con el fuego para salvar algo, o escuchar también el profundo dolor de aquellas familias que se habían endeudado para construir sus viviendas, algunos se encontraban pagando las ultimas deudas y todo quedó en cenizas, esfuerzos de tantos años. Ante tanto dolor y oscuridad nuestros hermanos probados por este terrible sufrimiento también desde la fe lograban abrazar la luz de Cristo, muchos de ellos nos agradecían por visitarlos, por llevarles una Biblia, una palabra de consuelo, un rosario o simplemente una oración y un abrazo de solidaridad.

Tuvimos sentimientos encontrados, vimos hermanos fuertes que a pesar de haber perdido todo materialmente hablando agradecían a Dios por el don de la vida, que ganas de salir adelante no les faltaba, mirarse como familia juntos era su mayor fortaleza.

Fue muy significativo acompañarlos con la presencia de nuestra Madre, mucha gente estaba emocionada de ver la Virgen de Lo Vásquez por sus calles, y las emotivas palabras de una de las hermanas misioneras que invitaba a salir al encuentro de La Virgen que los venía a visitar en esta situación difícil que están viviendo, que Dios, la Iglesia y sobre todo María nuestra Madre estaba con ellos. Algunas familias prepararon un altar donde pudimos detenernos a rezar y bendecir.

Estamos muy contentas por este granito de arena que la Iglesia está desarrollando en este momento a través de la conferencia de religiosos, gracias por habernos invitado a vivir algo tan lindo, emotivo y desafiante ya que la misión continua, con nuestra maestra queremos seguir en este camino de acompañamiento con el que más sufre y necesita el abrazo de Cristo, presente en sus consagrados.

Que lindo ver a las congregaciones unidas con un mismo fin, como postulantes hemos visto un bonito testimonio y confirmamos nuestro deseo de servir al Señor en la misión que Él nos envíe, hemos entendido un poquito más que podemos ser su voz, su sonrisa, manos y pies en medio de tanta gente que esta esperando el paso del Señor por sus vidas. 

Muchas gracias a los organizadores de “Construyendo esperanza” por habernos acogido y acompañado en todas las actividades que se desarrollaron en este hermoso día de misión, no olvidaremos esta experiencia y Dios mediante podamos volver a encontrarnos para seguir entregando la Palabra del Señor.

Que Dios y La Virgen de Lo Vásquez sean siempre la providencia de nuestros hermanos más afectados, nos comprometemos a estar siempre presente y unidos a ellos con el cariño y la oración fraternal.

¡Paz y Bien!

TESTIMONIOS SÍNODO

PODCAST REVISTA TESTIMONIO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Celebran los 100 años de la Congregación Apostolado Popular del Sagrado Corazón

La congregación Apostolado Popular del Sagrado Corazón celebró su aniversario número 100 con una Eucaristía la...

Papa Francisco

El Papa: Atentos a la tentación de encerrar al Espíritu Santo en cánones e instituciones

«La libertad no es hacer lo que uno quiere» y es verdadera...

Documento sobre el Sagrado Corazón, para un mundo «que ha perdido el corazón»

Al final de la audiencia general, el Papa anunció que en septiembre...

Semana Teológico Pastoral 2024: un llamado a llevar la alegría del Evangelio a la gran ciudad

Nuestra Arquidiócesis de Santiago se prepara para vivir una nueva Semana Teológico...