NOTICIAS

Pascua Madre Corazón Sepúlveda Barrientos

El pasado sábado 06 de agosto ha partido a la casa del Padre la Madre Corazón Sepúlveda Barrientos, de la Congregación de la Preciosa Sangre.

La Madre Corazón está siendo velada en la Iglesia de la Preciosa Sangre, ubicada en Compañía de Jesús 2226, Santiago. Puede ser visitada de 10:00 a 18:00 horas.

La eucaristía en su memoria se realizará el lunes 08 de agosto a las 10:00 horas y luego será trasladada al Cementerio Católico, para sus funerales a las 12:00 horas.

Madre Corazón

Madre Corazón

Madre María del Sagrado Corazón Sepúlveda Barrientos conocida por Madre Corazón, nació el 15 de Junio de 1929 en la localidad de Mulchén, VIII Región.

Conoció a la Congregación por medio del Hospital de Mulchén donde las religiosas desempeñaban labores tanto en la pastoral de salud, sacramental y vocacional.

Tomó hábito el 25 de marzo de 1951, siendo su Maestra Sor M. Inés Zambrano; posteriormente hace sus Primeros Votos el 25 de marzo de 1952 y sus Votos Perpetuos los realiza el 9 de junio de 1957.

Fue una de las religiosas que se dedicó a investigar la vida y obra de la fundadora de nuestra Congregación, de igual manera, estuvo siempre preocupada de que las religiosas aprendieran sobre la Espiritualidad de la Preciosa Sangre.

Ejerció su servicio pastoral como profesora, destacando por su sencillez, templanza, fineza y capacidad de fomentar el diálogo entre adultos y niñas. Siempre ayudó desde el silencio a muchas personas, lo cual hizo destacar su empatía, comprensión y capacidad de dar una pronta respuesta a las necesidades que surgían.

Madre Corazón fue una religiosa amante de su Congregación, lo que la llevó a desempeñar diversos cargos como Directora del Colegio Santa Cecilia por muchos años y del Colegio Preciosa Sangre de Ñuñoa, además de gestionar la reconstrucción de ambos establecimientos educacionales. También fue Maestra de Novicias, Consejera y Superiora General en dos periodos, desde los años 1984 a 1996. A su vez, siempre estuvo preocupada por las hermanas mayores y enfermas.

Otros de sus más destacados servicios fue el estar siempre pendiente de las necesidades de las Congregaciones Chilenas, también fue Vice-Presidenta de la CONFERRE (Conferencia de Superiores y Superioras Mayores de Religiosos y Religiosas de Chile) durante los años 1987-1990, hay que señalar que fue una de las encargadas del Encuentro del Papa Juan Pablo II con las religiosas en el Santuario de Maipú en el año 1987.