martes , 27 febrero 2024

Saludo  del P. Mario Salas, Presidente de CONFERRE a la Vida Religiosa

Estimados hermanos (as)

Vaya para todas y todos un saludo fraterno y también para sus comunidades. Hubiera deseado escribir estas letras en otros contextos, pero lamentablemente no ha sido así.  Nos encontramos en medio de un conflicto bélico de insospechadas consecuencias para la humanidad. Estamos siendo testigos de como puede fracasar el dialogo y la búsqueda del bien común de las naciones, en estas dramáticas circunstancias históricas, más que nunca tenemos que valorar el aporte que podamos entregar como Vida Religiosa a la sociedad, estamos llamados (as) a ser promotores de la fraternidad, construyendo el dialogo desde lo que somos, consagrados (as) al servicio de Dios y de la humanidad.

El actual Horizonte Inspirador de la CLAR, nos indica algunas pistas que nos permiten dar pasos en esta línea. La realidad de nuestro pueblo y de nuestra Iglesia, nos impone el reto de escuchar, de atender con una nueva mirada contemplativa a todas aquellas situaciones en las que algo se “agotó”, en las que se hace necesario poner la mirada en Jesús, para con fidelidad creativa, hacer lo que Él nos diga, a su estilo, desde sus criterios, en coherencia con sus opciones.

Miremos nuestra realidad de manera contemplativa, es decir, descubriendo la presencia de Dios en medio de nuestro mundo, que hoy sufre la ausencia de paz y de falta de dialogo,  manifestada  en signos que nos hablan de muerte, pero sobre todo  en esos signos que nos hablan de esa vida que brota por tantos rincones del mundo y que hoy se manifiestan  como ese grito de Paz que se entona en toda la humanidad.

Son variadas las iniciativas que por estos días están surgiendo desde nuestras comunidades para llamar la atención de todos sobre esta situación, pero sobre todo, desde lo que somos,  elevar nuestras oraciones y plegarias, como Conferencia de Religiosos y Religiosas de Chile nos sumaremos a todas estas. Depositando toda nuestra confianza en Dios que es Padre de todos (as)  y en María nuestra Madre, Reina de la Paz.  

Por estos días  CONFERRE retoma sus actividades para este año 2022, año lleno de oportunidades para seguir creciendo como Vida Religiosa Chilena. Me permito recordar nuestros fines y que de alguna manera nos señalan la ruta que tenemos que recorrer.

La Conferencia de Superiores y Superioras Mayores de Religiosos de Chile, tiene como finalidad: (Art. 4 – Estatutos de la CONFERRE)

– Animar y acompañar el caminar de la vida religiosa en la Iglesia de Chile, tanto para conseguir más plenamente el fin de cada instituto, quedando a salvo la autonomía de cada uno, como para tratar asuntos comunes.  

– Dar a conocer la naturaleza de la vida religiosa y su actualidad permanente en la Iglesia y en la sociedad.

– Ofrecer servicios comunes, iniciativas fraternas y propuestas de colaboración.

– Cooperar diligentemente con la Jerarquía en los planes y realización de la pastoral de conjunto y en otras cuestiones de interés común al mayor servicio de la Iglesia.

– Buscar formas para una mayor complementación y servicio mutuo con los Monasterios de Vida contemplativa y con la Conferencia nacional de Institutos Seculares.

– Fomentar la comunión y coordinación con la Santa Sede, con la Conferencia Episcopal y los Obispos de cada diócesis.  

Una vez retomadas nuestras actividades, con la apertura de nuestra sede central, cada uno de los departamentos y comisiones inician sus actividades de manera habitual, tomando todos los resguardos sanitarios aún vigentes a causa de la pandemia.

Los desafíos para este año son variados, quiero destacar solo dos: Continuar trabajando y participando en el proceso de Renovación Eclesial, a través de las iniciativas del Sínodo (2021- 2023): Pueblo de Dios Camino de Esperanza y seguir aportando en todo lo que dice relación a la creación de una Cultura de la Prevención y ambientes sanos al interior de nuestra Iglesia y nuestras comunidades.

Por último y no por eso menos importante, que las anteriores, continuar generando la comunión y la colaboración entre todas las comunidades religiosas presentes en Chile.

Finalmente, mencionar que en las próximas semanas entregaremos toda la información que dice relación a nuestra Asamblea Anual 2022, a desarrollarse en el mes de abril.

Queridos (as) hermanos (as), que este año 2022, sea un bendecido año para todos (as), que podamos crecer como consagrados (as) al servicio de Dios y su pueblo.

Fraternalmente,

Fray Mario Salas Becerra O. de M.
Presidente de Conferre

TESTIMONIOS SÍNODO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Campaña Recustruyendo Esperanzas

Estimados hermanos y hermanas: Vaya para todas y todos un saludo fraterno...

El desempleo y la discriminación: los graves retos de los cristianos en Cisjordania y Jerusalén

ACN ofrece ayuda de emergencia para la asistencia médica y humanitaria de...

Documento Vida Consagrada, centinela vigilante de las llamadas del Espíritu

Desde la CLAR, ofrecemos a la Vida Religiosa que peregrina en América...

Diplomado virtual: La Vida Consagrada en la legislación canónica

La Universidad Católica de Argentina, invita a participar del Diplomado virtual: La...