Encuentro Nuevas Generaciones CONFERRE

Hnas. Ximena Canales y Carmen Ñanco

En el correr de los relojes  junto a la dinámica vida de trabajo y oración, hacemos una pausa de actividades y nos reunimos como Nuevas Generaciones, para compartir en torno a las experiencias que cada uno vive en sus comunidades, sabiendo que Dios nos llama a vivir con ellas, reconociendo su rostro. Cruzando las fronteras de nuestras propias congregaciones para salir al encuentro del pueblo de Dios, de la misma manera como lo hizo María (cf Lc 1, 39) que partió con prisa al encuentro de su prima, para compartir esta Buena Noticia de Jesús encarnado en nuestras vidas, congregaciones y sociedad en donde estamos inmersos.

El encuentro se desarrolló desde 17 al 21 de Mayo en la ciudad de la Serena, en dicha jornada  compartimos como nuevas generaciones, de diferentes Congregaciones y múltiples nacionalidades. Recogiendo lo valioso de las experiencias personales en nuestro caminar como vida religiosa joven, en los tiempos actuales.

En primera instancia compartimos sesiones de psicología holística con Hna. Rossina Jopia, Misionera Dominica del Rosario, quien nos aventuró en el mundo del autoconocimiento personal, descubriendo  la maravillosa obra de Dios  en nuestras vidas. Dándonos herramientas de autoconocimiento que nos permitan crecer,  desarrollándonos como personas integrales, en el ámbito espiritual y religioso. Dejando fluir la gracia de Dios en nuestras vidas podemos llegar más armonizados a  nuestras comunidades religiosos, trabajos, pastorales, entre otros.

Como regalo de Dios realizamos dos visitas a la comunidad de “La Varilla” con quienes pudimos compartir la riqueza del encuentro con los hermanos. Descubriendo un lugar lleno de vida, con gente de esfuerzo que tiene esperanza frente a la realidad que vive, pero que sin duda Jesús, que se encarna en la humanidad, permite mirar con confianza el futuro. Compartimos lo más preciado con ellos, la “Gracia” de poder mirarnos a los ojos, escucharnos, reconociéndonos como hermanos y hermanas, en donde no se necesitó una carta de recomendación porque llevamos la ley inscrita en nuestra corazones, la que  está escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo (2 Cor 3), Cristo Jesús que nos llama y grita, ¡ya es la hora!.  Y finalizamos con un compartir fraterno, muy animado, que nos hizo bailar, reír y nutrirnos mutuamente de  la presencia de Dios. Sin duda una experiencia que nos  motiva a seguir caminando con otros como personas agradecidas y esperanzadas.

Junto al Padre Héctor Campos,  contemplamos el nuevo ícono de la CLAR  “Las Bodas de Cana” que nos invita a tener una experiencia de encuentro, de alegría, motivada por María y movida por Jesucristo “haciendo lo que él diga”. Que nos invita a aventurarnos en tiempos de cambio, en los cuales las NNGG deben ser partícipes activos, motivando y contagiando a la gente de la vida hecha evangelio, “porque la fiesta no puede acabar” (Jn. 2, 1-11),   Somos portadores de vida y complementos de la gracia de Dios. “La Ruah no se puede apagar”

 Todas estas experiencias nos purifican, dan nuevos aires, para seguir nuestro caminar sobre todo  hacernos cada día más humanos, alegres y esperanzados, sabiéndonos amados por Dios, por esta misma razón no nos ha querido dejar solos y nos ha regalado hermanos y hermanas de diferentes congregaciones para poder hacer camino juntos, construir nuestra historia en conjunto con el sentir de la iglesia a la cual amamos, y estamos dispuestos a continuar con este proyecto de Dios de escuchar su Palabra, abrir los ojos y jugárnosla por el Reino de Dios que ya está aquí.

Las NNGG guiados por Dios en nuestra tarea de evangelizar, estamos disponible para que el Verbo se encarne en nosotros, para que  nuestras tinajas, sean purificadas por Él y de esta manera podamos transformar nuestras debilidades en el mejor vino y así salir al encuentro porque ¡Ya es la hora¡

 

Agradecemos a:
Padre Rodis Chrinstensen Religioso Vicentino, por su disponibilidad, cercanía, entusiasmo y llevarnos a compartir con el pueblo  que Dios le ha encomendado.

A las hermanas Franciscanas Penitentes Recolectinas y Dominicas de la Anunciata por facilitarnos vehículos para trasladarnos.

Y a la Conferencia de Religiosos que siempre nos están apoyando.

A todas y toda que el Señor les retribuya en abundancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *