EL VIENTO SOPLA 2021

Comentario Evangelio Domingo 03 de Octubre

Nelly León Correa
Religiosa del Buen Pastor

En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús, para ponerlo a prueba: «¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?» Él les replicó: «¿Qué os ha mandado Moisés?»
Contestaron: «Moisés Permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio.» Jesús les dijo: «Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios «los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne.» De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo: «Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.»
Le acercaban niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él.»

Evangelio Según San Marco (10, 2-16)

El gran proyecto de Dios es que nos amemos los unos a los otros, en ningún caso se dice que el varón este por sobre la mujer, o que la mujer debe estar sometida. La alianza de Dios con la humanidad se da en una relación de amor en libertad, en fidelidad y de  perdón permanente.  Entonces la pregunta es ¿Por qué  los esposos/as ante cualquier dificultad toman caminos diferentes?, me atrevo a decir que es porque siempre están pensando en un yo y/o un tu y no en un nosotros. Parafraseando al papa Francisco en una de sus tantas homilías el dice “Dios quiere,  que un hombre y una mujer se sientan llamados a reconocerse, a complementarse y a ayudarse mutuamente en el matrimonio. Esta enseñanza de Jesús es muy clara y defiende la dignidad del matrimonio como una unión de amor que implica fidelidad. Lo que permite a los esposos permanecer unidos en el matrimonio es un amor de donación recíproco sostenido por la gracia de Cristo”.

¿Será entonces que los matrimonios y parejas que deciden estar juntos no se han conocido profundamente para que ante la dificultad cada uno tome su camino?

El desafío es como acompañamos a estas parejas antes de que lleguen a dar este paso que siempre es doloroso no solo para ellos sino sobre todo para los niños y niñas que viven el estigma de los padres separados, al final de este Evangelio Jesús nos hace un llamado especial a acogerlos, es mas nos invita a ser como ellos, a ser como niños/as, inocentes, puros, sin dobles intenciones, ya que no hay nadie mas gratuito en su forma de amar que un niño/a.

San Pablo, nos dice que “el amor no acaba nunca”. Entonces ¿que acaba?, seguramente  algunas relaciones mal asentadas, mal cuidadas, situaciones dolorosas, fragilidades, errores, que solo nos llevan a vivir en la angustia y desesperanza, eso no se puede mantener, porque la convivencia   se vuelve tóxica y termina haciendo mucho daño. Las relaciones interpersonales o de pareja son mucho mas que una atracción personal o sexual, hay otros elementos  que conviene cuidar y cultivar, tales como la empatía, el respeto mutuo, el cuidado, la entrega, la generosidad, etc, ya que las relaciones se van construyendo día a día y es una tarea para toda la vida. 

Termino con un pequeño cuento oriental:

¿Quién es?, preguntó la amada desde dentro.
Soy yo, dijo el amante desde fuera márchate. 

En esta casa no cabemos tú y yo
El rechazado amante se fue al desierto, donde estuvo meditando algunos meses, considerando las palabras de la amada.  Por fin regresó y volvió a llamar a la puerta:
— ¿Quién es?
— Soy tú
Y la puerta inmediatamente se abrió.   

el viento