viernes , 24 mayo 2024
el viento

Comentario Evangelio 4 de Junio

“Dios amó tanto al mundo que entregó a su Hijo…  para que tengamos Vida eterna”
Juan 3, 16-18

Hna. María Alicia Briseño
Hija del Espíritu Santo

Después de haber celebrado en vigilia, en oración, en la Eucaristía, pidiendo al Espíritu Santo que venga, decía el texto de los Hechos de los Apóstoles, todos quedaron llenos del Espíritu Santo y así es: todos hemos quedado llenos del Espíritu Santo desde de nuestro Bautismo.

Al estar meditando las hermosas lecturas que nos acompañan en este día de la Solemnidad de la Santísima Trinidad, especialmente el Evangelio de hoy, me quedó resonando que tengamos Vida en Él, parece algo sencillo, lo primero que me brota del corazón es que muestro signos de vida y a veces signos de muerte, de desesperanza.

Es difícil compartir un misterio, pero algo que me ayuda siempre es hacer memoria de la propia experiencia. En oración se me vino un episodio de mi vida de joven, participando en una jornada juvenil en Semana Santa, esas historias personales que uno lleva en el corazón, no me sentía comprendida, ni amada; y en un encuentro del Viernes Santo, la hermana que dirigía ese momento la reflexión comentó en varios momentos, todo el amor que Jesús nos tiene y cuando hace referencia y dice el dio la vida por ti y nos señalaba a cada una y cada uno de los que estábamos ahí, hizo que algo pasara en mí, sentí mucho gozo en mi interior y lo primero que me brotó fue a este Jesucristo quiero seguir. Me experimenté muy amada, muy comprendida, con nueva vida, fue un parte aguas en mi historia.

Y esto quiero compartir hoy hermanas y hermanos, Dios Padre nos ha amado con tanta ternura, somos sus hijos amados, y Él nos entrega a su HIJO muy amado. Y cómo vamos comprendiendo todo esto, a través del Espíritu Santo, que es que nos hace reconocer a Dios en nuestras vidas. Vivamos nuestra vocación con alegría, que brote de nosotros de manera natural, diría alguien por ahí que se nos note, que somos habitados por la Trinidad.

Hoy somos enviados a llevar a esta buena noticia, por este Padre que nos ama entrañablemente. Nos recuerda que vale la pena vivir, vale la pena ser cristianos, que sigamos caminando contra corriente. Que la muerte, la violencia, las guerras, el odio, etc. no tienen la última palabra.

Hoy como Iglesia se nos invita a pedir de manera especial por todas estas hermanas y hermanos nuestros, que viven la vida Contemplativa, que se han encontrado con este Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo y han querido dedicar su vida de manera especial a pedir por todos nosotros, hoy también oremos por ellos, para que su testimonio de vida atraiga a tantos jóvenes a querer seguir a Jesús. Hagamos nuestra tarea.

“Dios envió a su Hijo para que el mundo se salve”.

¿Creo que el Padre me ama profundamente?

¿Me experimento realmente salvada por Jesús?

¿Dejo que el Espíritu Santo vaya actuando en mí y me lleve al Padre, a Jesús y a mis hermanos?

el viento

TESTIMONIOS SÍNODO

PODCAST REVISTA TESTIMONIO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

el viento

Comentario Evangelio 12 de Mayo

H. Alejandra Cortez EspinozaReligiosa de María Inmaculada La riqueza de las imágenes...

el viento

Comentario Evangelio 05 de Mayo

Fr. Lino Miranda, OFM. Convento Franciscano del Cerro Barón VALPARAISO.  Este domingo...

el viento

Comentario Evangelio 28 de Abril

JESÚS NOS LLAMA A LA UNIDAD Hna. Yolanda Guajardo G., H S...

el viento

Comentario Evangelio 14 de Abril

Jesús nos tiene paciencia, mucha paciencia San Lucas 24, 35-48 Ramón Gutiérrez...