¡ESTÉN DESPIERTOS!

Hna. Sandra San Martín
Congregación Amor Misericordioso.

Evangelio según San Lucas 21,25-28.34-36

El título es claramente sugerente de un tiempo que nos invita adentrarnos a la espera del Señor. Una espera que tiene actitudes muy importantes de ser vividas como don y tarea. Espera activa y confiada.

El  texto del evangelio  Lucas 21,25-28.34-36 en el contexto que  impacta hoy a nuestro país y a nivel mundial de desconfianzas, corrupciones, violencias y guerras.

Al  mirar esa realidad descrita como signo apocalíptico naturalmente es una situación  que nos asusta y que  nos cuestiona hondamente, de hecho hay sectores de hermanos de otros credos o de posiciones extremistas que  utilizan estos fenómenos  para promover el miedo, situación que claramente no es la que Dios quiere para la humanidad. La Palabra de Dios como relato de historia de salvación, nos presenta esta experiencia     de fragilidad y tensión presentes desde que hay humanidad.

Sin embargo,  el texto no nos deja sumidos en esa realidad, sino que nos invita a seguir profundizando la experiencia de fe. Y nos  señala un rayo de  claridad,  inmerso en  esta realidad oscura y desolada, llega  a nosotros la esperanza como lo señala el siguiente pasaje del texto: “entonces se verá al Hijo de hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación”(21,28)  En este sentido es don, el mensaje nos muestra que Dios  se manifiesta,   Él es quien  todo lo puede y alcanza. Es decirle  a nuestros miedos y  lo que nos deviene, que  hay  un Dios que  camina junto a nosotros y que no nos  abandona, Él es nuestra esperanza. Nuestra  actitud de cristiano – cristiana ha de ser no dejarse abatir por lo doloroso y confuso de estas realidades y poner nuestra vidas en las manos de Dios.

Y también es  tarea para nosotros cristianos y cristianas como una actitud a vivir en un estado de “siempre atentos”, es decir, siempre activos protagonistas de nuestra fe: “tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, embriaguez y las preocupaciones de la vida” …“estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir”(21,36) En tantas ocasiones Jesús enseña  en el evangelio, previniéndonos de: no buscar falsos dioses, no dejarse  seducir por lo fácil, de no atraer más preocupaciones a la vida de las que ya el día nos da, confiar la vida, dar la vida. Realizar un camino de fe en donde la fuerza de  la oración y la perseverancia en ella,  sea la que sostenga nuestro ser y cambie nuestra forma de ubicarnos en el mundo. Ese es nuestro sello vivir arraigados – arraigadas  en Cristo.

Estar despiertos es la actitud de las y los seguidores de Jesús que  continuamos el caminar con  esperanza sabiendo que el caminar por esta tierra Él va  junto nosotros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *