el viento

Hna. Ximena Albornoz
Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús

En este tercer domingo de adviento llamado también domingo de la alegría y como no celebrar y estar alegres en el Señor es que los cristianos estamos llamados a vivir con alegría porque llevamos al Señor en el corazón en este tabernáculo que somos y como no estar alegres que sea el quien preside nuestra vida y nos regale su gozo paz de ser salvados por este Divino Redentor Aleluya.

Si observamos con atención encontramos al precursor en la cárcel, preso por ser coherente y testimoniar lo que cree y vive ¡qué paradoja! ¿Acaso somos nosotros testimonio hoy de lo que estamos llamados a vivir y anunciar?

Juan había predicado preparen los caminos sin embrago el mismo no se habría preparado porque lo conocía desde siempre, pero lo que suele suceder y pasarnos;  los más cercanos somos los más ciegos e incrédulos, ¿Cómo uno de mi propia parentela va hacer el profeta tan esperado por el pueblo a quien por tantos siglos hemos esperado quien nos liberara  ¿será que nos vengara? de tantas injusticias que hemos sufrido, ¿será alguien que está en medio de nosotros? En estos días estas palabras nos resuenan más que nunca por el momento que estamos viviendo.

Juan manda a dos de sus discípulos vallan y averigüen si es El a quien hemos estado esperando o debemos esperar a otro, sin embrago Jesús es maestro por excelencia nos da ejemplo de humildad, con estas hermosas palabras vallan y cuenten lo que han visto y oído los cojos andan los ciegos ven los sordos oyen los muertos resucitan.   Contemplemos la escena; imaginemos  con que alegría comunicarían a Juan los acontecimientos  que habían presenciado y oído estos hechos que contagian a otros y que invitan por el mensaje a conocer a este hombre maravilloso, Juan con que atención observaría y escucharía a sus discípulos quizás pensaría nunca los vi tan involucrados y a la vez han  encarnado el mensaje ellos ahora se han convertido, sus gestos y palabras lo dicen todo, ¡qué ha pasado con estos hombres!.

Cuán importantes hermanos es Ver y oír tener esa experiencia del encuentro con el maestro con el Señor de mi historia que me mira con amor cada día,  como lo más importante para El; su oído atento para escuchar lo que quiero comunicarle de mis hermanos de mi comunidad de la sociedad del mundo de los problemas que viven a diario de la desigualdad a la que están condenados su dolor que no acaba sus esperanzas frustradas, miramos y escuchamos a diario a los enfermos decir ¡Porque a mí!

Dios en su gran sabiduría muestra sus obras ¿y tu hermano ante Dios te puedes justificar con tus obras con el cuidado de tu vida y la de tus hermanos? con ese compromiso a los que más sufren quizás están a tu lado o viven junto a ti,  estas también tú en la cárcel esperando que otros te digan si es aquel o debemos seguir esperando quien sabe a quién lo que tú quieres o esperas o será  que  los hierros de tu egoísmo no te permiten la  liberación, te has paralizado, hoy te toca, a ti anunciarlo en esta Navidad que viene a nacer cada día y nos trae paz y alegría que no hay cárcel que nos quite la libertad si somos verdaderamente discípulos de El a nosotros nos toca manifestar proclamar acoger comprender y liberar, junto a Juan que preparo el camino para  Jesús nosotros señalamos este es el camino la Verdad y la Vida quien lo sigue a El tendrá vida eterna.

Hermanos y Hermanas que tengamos una hermosa semana de alegría perpetua en nuestro corazón que Jesús hecho niño nos enseñe a ser puros como él y que la sagrada Familia de Nazaret nos bendiga desde el pesebre a cada uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *