ASAMBLEA ECLESIAL

Asamblea Eclesial Latinoamericana y del Caribe, paso de Dios por nuestro continente

El presidente de CONFERRE y superior provincial mercedario, fray Mario Salas, participa de manera virtual en este encuentro convocado por el Papa Francisco.

Se está desarrollando de manera presencial y virtual la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, convocada por el Papa Francisco, momento relevante para nuestra Iglesia que, desde la memoria agradecida de Aparecida, nos permite como Iglesia asumir el compromiso de ser una Iglesia misionera, sinodal y en salida.

Uno de los integrantes de la delegación chilena y que participa de manera virtual es fray Mario Salas Becerra, en su calidad de presidente de CONFERRE. En este tiempo tan importante para nuestra Iglesia y para la Orden de la Merced, dialogamos con el superior provincial mercedario.

Padre Mario, ¿Qué importancia tiene para nuestra Iglesia en Latinoamérica y el Caribe, la realización de esta Asamblea?

Creo que la Asamblea Eclesial Latinoamericana y del Caribe es el paso de Dios por nuestro continente. Este es un trabajo que se viene haciendo desde hace varios años. Primero fue un tiempo de escucha, que duro casi un año, pero que quizás por la pandemia no se pudo dimensionar de mejor manera, pero fruto de esta escucha se genera el documento que estamos trabajando en la Asamblea Eclesial, que son las voces de Latinoamérica y el Caribe.

Sínodo significa caminar, estar junto a otros, creemos que eso debe ser lo habitual. Queremos que sea una forma normal de actuar en la Iglesia, que no sea algo extraordinario el caminar con otros, el caminar junto a otros. Eso nos llena de esperanza. Este proceso busca una Iglesia más cercana, más participativa, más abierta al mundo, es una experiencia de Dios poder participar.


¿Quiénes forman parte la delegación chilena y cómo están trabajando?

Somos 30 personas (Obispos, religiosas, religiosos, diáconos y laicos) que estamos por Chile, yo estoy como presidente de CONFERRE, somos 6 religiosas y religiosos que estamos participando. Los religiosos y religiosas son: Las Hnas. Carmen Gloria Mancilla, sscc, Sagrados Corazones; Caridad Moreno, ctsj, Compañía Santa Teresa de Jesús; Zulema González, Misioneras Catequistas de Boroa; Claudia González, Apostolado del Popular y P. Alex Vigueras,sscc Sagrados Corazones.  Somos más de mil personas las que se reúnen esta semana, algunos de manera presencial en México y otros de manera remota. Estamos trabajando en distintos grupos recogiendo esa escucha preliminar de la primera etapa de la Asamblea. Ahora se va a compartir en grupos las voces que han ido brotando en Latinoamérica.

¿Qué significa para CONFERRE la Asamblea y la participación en ella?

Hace 2 meses que estoy como presidente de CONFERRE, pero hay todo un trabajo anterior, la escucha en la que CONFERRE ha sido protagonista en este trabajo en las distintas diócesis de nuestro país. A los religiosos y religiosas que participaron de manera activa en esta primera etapa de escucha se les ha pedido que nos representen. Doy fe que el trabajo ha sido de mucho compromiso en ese primer período y actualmente en la participación en los encuentros con los demás asambleístas.


Como superior provincial mercedario, ¿Qué significa esta oportunidad de poder participar en la Asamblea para nuestras comunidades?

Es una instancia muy importante, por las condiciones de la pandemia no pudimos participar tan activamente en esta primera etapa, pero vamos a dar pasos en vista a la Sinodalidad que nos pide la Iglesia. Nuestra Provincia hace varios años que viene trabajando, quizás no como algo planificado en este camino Sinodal, pero estamos trabajando con laicos en responsabilidades pastorales en distintas esferas, en nuestros colegios tenemos 2 rectoras laicas; la presencia mayoritaria de laicos en la Comisión de Prevención de Abusos y generación de ambientes sanos; hay un laico encargado de la pastoral juvenil. Hay un camino que hemos realizado, pero los frutos de esta Asamblea nos van a dar luces para seguir trabajando en esa línea.

Al finalizar, el padre Mario Salas, recalca: “Lo dije cuando nos reunimos todos los chilenos, yo voy a dialogar y a aprender mucho. Como mercedarios estoy muy esperanzado de esta Asamblea y de los diálogos con la realidad latinoamericana y del caribe que estamos viviendo”