El domingo 25 en la capilla de San Antonio de Padua, Pomaire y acogida con cariño por la comunidad de Hnas. Pasionistas que viven allí,  se reunieron 30 religiosas y religiosos  de la diócesis para reflexionar y orar, como cada año en el mes de noviembre.

Comenzando con la Eucaristía con la comunidad cristiana del lugar, luego de compartir el desayuno, y acompañados por la Srta. Patricia Mora, laica misionera de la fraternidad San Felipe de Jesús de Santiago, tuvieron un día de reflexión personal y grupal a partir de la pregunta  ¿qué sentimientos experimentamos ante este momento que vive la iglesia chilena? Pregunta que nos permitió expresar también lo que podemos ofrecer como vida consagrada.

Por la tarde con un rato de adoración al Santísimo, haciendo un pequeño signo de ofrenda de nuestra vida, trayendo a la memoria con sencillez y humildad lo que ha sido nuestro caminar en el seguimiento de Jesús se dio término al encuentro.

Fue una experiencia de fraternidad, de compartir con alegría y sencillez la vida, que renueva  e impulsa a seguir caminando  desafiadas a ser como VR  testimonios gozosos del Reino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *