el viento

Claudia Muñoz aci.
Esclavas del Sagrado Corazón

Juan dio este testimonio: “He visto al Espíritu Santo descender del cielo y permanecer sobre Él”

Esta Palabra de Juan no es solo profecía de futuro, es sobretodo presente. Lo que Juan ve y de lo que da testimonio, es experiencia vital para él y no lo calla.

Hermanas y hermanos, también nosotros hemos visto, hemos visto a Jesús y su acción en medio de nuestras vidas y en medio del pueblo y la sociedad, ¿hemos dejado de testimoniar, o hemos dejado de ver?

A la luz de esta palabra me siento animada a preguntarme ¿dónde desciende Dios? ¿Dónde se posa y permanece su Espíritu? Porque “Juan” lo ha visto y da testimonio de ello y nosotras/os somos invitados a la misma tarea.

El Espíritu de Jesús está en la sociedad chilena que se despertó y se despierta, se posa sobre ella y está en sus demandas de justicia, ¿acaso no lo vemos?

Estamos viviendo un momento crucial, la crisis puede embotar los sentidos o agudizar la mirada. Ver cómo Dios, el Espíritu de Dios, se posa, permanece, cubre, protege y acompaña el caminar de esta sociedad convulsionada, vulnerada, y despertando de un largo letargo. Confiar en esta presencia viva de Dios sobre nosotros, puede llevarnos a ver luces que nos permitan testimoniar caminos, señalar senderos y ser testigos del Cordero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *