miércoles , 17 abril 2024
Portada_HNA Claudia peña y Lillo

Pascua de Hna. Claudia Peña y Lillo

La Hna. Claudia Peña y Lillo, Hijas de San Pablo (Q.E.P.D.), colaboró en la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Chile, CONFERRE integrando el equipo de psicólogas y psicólogos entre los años 1990-1993.

Participó como expositora en las Asambleas de la Conferencia de aquellos años, en temas como afectividad, sexualidad y abusos.

Fue parte del equipo organizador del Seminario sobre Acompañamiento del P. Amadeo Cenchini en Chile (año 2003).

Participó del Seminario sobre Prevención de Abusos con el P. Hans Zollner, s.j. Profesor de la Universidad Gregoriana, destinado a Formadores/as, religiosos/as y Presbíteros (año 2014).

Fue parte del primer equipo de Prevención de abusos de la Conferencia  formado durante la Presidencia del P. Sergio Pérez de Arce, ss.cc. (año 2012).

 

PEÑA Y LILLO GLORIA DEL CARMEN Sor CLAUDIA MARÍA
Nacida en Talagante (Santiago de Chile) el 22 de junio de 1946

Hna. Claudia entró en congregación en la casa de Santiago La Florida (Chile), el 28 de febrero de 1965. Después de algunos años de formación y el noviciado, vivido en la casa de Santiago, el 30 de junio de 1968, emitió la primera profesión.  Ella misma narraba que, desde el inicio había manifestado un gran interés por la vocación y acogiendo su sensibilidad, las superioras pronto la orientaron a tareas formativas: la elección de los estudios y las diversas experiencias apostólicas, fueron orientadas en esta área. Desarrolló por un año un servicio de animación en el campo de la comunicación social, en oficinas diocesanas de Santiago. Luego, con gran pasión, se dedicó a la pastoral vocacional, ministerio para el cual también se preparó   frecuentando un curso en la Universidad Católica de Chile.

Muy pronto, le confiaron la formación de las postulantes en la comunidad de Santiago, mientras desarrollaba el servicio de consejera y secretaria de la delegación. En 1981, fue enviada a Italia para prepararse de manera calificada, en la tarea de formadora: participó en un curso organizado por el USMI y en el mes internacional de formación, en Alba; luego frecuentó, como estudiante ordinaria, el Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana, obteniendo la licencia. Concluyó este largo tiempo formativo, participando junto a las hermanas de todos los continentes, en el curso de nueve meses organizado en Torvaianica, para las maestras de noviciado, ofreciendo también su propia colaboración en el acompañamiento. Hna. Claudia estaba muy agradecida de esta experiencia, porque le había permitido una visión universal de la congregación, junto al gusto por la profundización de los valores carismáticos. Ella misma testimoniaba que, por cinco años consecutivos, había leído y escuchado sólo meditaciones de P. Alberione y de Maestra Tecla.

A su regreso a Chile, en el año 1986, se dedicó a la formación de las novicias, de las junioras y de las postulantes, mientras desarrollaba el servicio de superiora de la comunidad de Santiago. Fue muy intenso también su aporte a la vida de la propia circunscripción: en Concepción, desarrolló el servicio de superiora, junto a tareas de animación en la comunicación. En el año 2002, fue nombrada consejera para el ámbito apostólico y vicaria, tareas que le fueron reconfirmadas por dos mandatos consecutivos. Enseguida fue nombrada directora de Editorial “Paulinas”, encargada de la coordinación del Centro de comunicación social y de la OTEC, un organismo aprobado por el gobierno de Chile, para ofrecer servicios de formación a público religioso y laico. También tuvo la posibilidad de obtener el magister en Comunicación en la Universidad “Diego Portales” de Chile.

Como miembro del Consejo consultivo de la Vicaria del clero y del equipo de prevención de los abusos de la Conferencia de religiosos de Chile, desarrolló un servicio de acompañamiento psicológico, ofreciendo también cursos de formación para laicos y personas consagradas. Fruto de la propia reflexión y experiencia, escribió el libro: “Por una cultura de la prevención del abuso de menores”. En abril de 2015, fue invitada también como relatora al Congreso Internacional sobre formación, organizado en Roma por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada. Con gusto ponía a disposición sus conocimientos y competencias, especialmente en el ámbito formativo.

Si bien su salud, iba empeorando a causa de una fibrosis pulmonar, seguía ejerciendo el acompañamiento terapéutico a diversas personas y la asistencia a una hermana, particularmente necesitada. En el pasado mes de diciembre, se agravó de improviso, a causa de una hemorragia interna que había invadido también las partes vitales de su organismo, logrando superar la crisis. La enfermedad, ahora volvió con mayor fuerza, conduciéndola al encuentro con su Señor. Con mucha gratitud la confiamos a los brazos del Padre bueno, para que imprima para siempre en su vida, las características del Hijo.  Pedimos su intercesión para que el mundo se despierte a la santidad y la Iglesia, en sus ministros y pastores, sea cada vez más auténtica, luminosa, transparente y gozosa.

Con afecto.

Sor Anna Maria Parenzan
superiora general

 

Gracias Hna. Claudia por tu vida, te quedarás para siempre  en las rutas de la vida religiosa que peregrina en Chile… Hoy estás con tu Amado, tus seres queridos  y hermanas de congregación en el Banquete Eterno.

Que descanses en Paz compañera de camino…

 

Hna. Zoila Guzmán
Superiora Provincial y Hermanas Hijas de San Pablo
Presente

Querida Hna. Zoila:

Como Conferencia de Religiosos y Religiosas de Chile-CONFERRE, nos unimos a ustedes en oración por la  partida a la Casa del Padre de Hna. Claudia Peña y Lillo. Agradecemos el testimonio y fecunda misión de nuestra querida Hna. Claudia, su cercanía, entrega, su cariño y generosidad en los lugares donde colaboró, incluyendo la Conferencia. Ella fue una escucha atenta y sabia en el acompañamiento de muchos religiosos/as y laicos que acudieron a su consejo y orientación.

Su entrega en fidelidad a su vida consagrada, alcance vocaciones para su amada congregación y así continúen creciendo y fortaleciendo el anuncio del Evangelio a través de las comunicaciones.

En unión de oraciones, acompañamos a  cada una de las hermanas de Chile y de la Congregación    extendida en el mundo.

P. Héctor Campos, OFM.Cap.
Presidente de CONFERRE y Junta Directiva

 

Hna. Claudia Peña y Lillo

Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TESTIMONIOS SÍNODO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

África: “El mundo del deporte y la publicidad contribuyen a promover la migración ilegal”

Un obispo de Guinea Ecuatorial reflexiona sobre las causas y consecuencias de...

VIII Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa

VIII Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa

Con el deseo de continuar la misión de Jesús y de la...

Comunicado del Arzobispado de Santiago

Ante los dramáticos hechos que nos conmocionan y que circulan en los...

Abad benedictino en Tierra Santa: “No soy ni pro-Israel ni pro-Palestina. Estoy a favor del ser humano”

Seis meses después del terrible ataque de Hamás y el inicio de...