Jesús proclama su misión

Hna. Mariela Pérez
Hermanas Siervas de Jesús

Evangelio Lucas 1, 1-4; 4, 14-21

La lectura de Evangelio de hoy nos coloca en la propia misión de Jesús, quien la anuncia, proclama y asume. En  este tiempo de  misiones, descanso, retiros y jornada para la Vida Religiosa, es oportuno preguntarnos, ¿es un requisito haber sido ocular de Jesús, como lo fue en las primeras comunidades cristianas para poderlo anunciar? San Lucas nos dice que no, pero, si debo interiorizarme en el conocimiento íntimo y personal  de Jesús, no podemos entregar lo que no conocemos, estar con Él, es conocer su Palabra, para luego sembrarla con certeza, audacia, prudencia, fuerza, con convicción y profecía. ¿Qué me dice el pasaje del Profeta Isaías? Lucas 4, 18.

Lo anunciado es actual, está viva en todos los lugares, es la invitación a entregar la vida en la misión, ¿cómo puedo descubrir esto? Sin duda familiarizándome  con la Palabra, entrar en contacto con ella, dejarse iluminar por ella, luego de esta experiencia, estaré preparada/o para recorrer las aldeas, ciudades y lugares, (mi familia, apostolado, trabajo, el contacto con la gente día a día), evangelizar a los pobres, cautivos, oprimidos.

En este tiempo de verano propicio para el descanso, la oración, el encuentro con otros/as hermanas/os, pidamos con esperanza, sencillez y humildad ser los portadores de la Buena Noticia.

Como religiosas/os tenemos un gran desafío: “Empaparnos diariamente” en la Palabra de Jesús que vivifica, anima y sostiene nuestra vocación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *