jueves , 29 febrero 2024

Comentario Evangelio 26 de Junio

El Viento (2)

Hna. Sara Romero
Misioneras Redentoristas
Superiora Regional

Evangelio Según San Lucas 9,51-62.

La primera parte de este texto nos pone en camino hacia Jerusalén, lugar en donde Jesús va a vivir su Pascua. Inicia con el mandato hecho a unos mensajeros de buscar en una aldea de Samaria un lugar donde albergarse, sin embargo, estos fueron rechazados, ya que se dirigían hacia Jerusalén. Frente al rechazo dos de los discípulos quieren responder con violencia “enviar fuego para que los consuma”, Jesús los reprende, quiere enseñar una vez más a sus seguidores que con él no va el “ojo por ojo, diente por diente” no se está en el Antiguo Testamento, no se puede responder con una actitud de violencia a los violentos; a los que no piensan como nosotros; a quienes nos rechazan. Jesús nos trae la buena nueva del Reino donde el perdón, la acogida, la misericordia son posibles, entonces: ¿Cuál es nuestra actitud frente a los rechazos que nos vienen de la sociedad actual? ¿Cómo respondemos a aquellas personas que piensan distinto a nosotros? Pero también es bueno mirar hacia el interior de la vida comunitaria ¿Existen en nuestras comunidades Samaritanos y Judíos? ¿Nos ocupamos de buscar espacios de reconciliación mutua? ¿Fomentamos actitudes de misericordia entre nosotros?

El relato del inicio del camino hacia Jerusalén que realiza Jesús con sus seguidores, está cargado de matices y enseñanzas. El evangelista Lucas nos pone delante actitudes que estamos invitados a seguir y poner por práctica todos aquellos que nos hemos dejado cautivar por la persona de Cristo.

En la segunda parte del relato se nos presentan las exigencias del seguimiento. Todos aquellos que van junto a Jesucristo continúan “adelante” siguiendo el camino. Aparecen en escena tres personas que se acercan a Jesús y pareciera que se interesan por seguirlo, salta a la luz que dos de ellos lo hacen por iniciativa propia “Te seguiré adondequiera que vayas”, “Te seguiré, Señor; pero permíteme que vaya primero a despedirme de los míos” y es a uno a quien Jesús hace esta invitación de manera explícita “Sígueme”, y a la vez le habla del desprendimiento que significa el seguirlo. Dos de los interlocutores pareciera que están dispuestos a seguir a Jesús, sin embargo, aparecen escusas que tienen relación con los lazos familiares, Jesús no les impide seguirlo, sino que les da a entender que es necesario “la renuncia” y el no “mirar atrás” para poder entrar en este proyectos de vida. En el momento actual de mi vida ¿siento que me faltan algunas renuncias? ¿Aun pongo mi mirada en el pasado como una carga o como memoria agradecida de la acción misericordiosa de Dios? En mi propio “camino” ¿tengo la confianza de que Jesucristo va junto a mí?

Iniciar el camino a Jerusalén implica desde el comienzo desprenderse de lo antiguo, de lo que impide crear fraternidad; de los propios juicios; de los criterios y puntos de vista que no están acorde con la propuesta de Jesús; implica dejarnos sorprender por aquel que nos ha llamado. Disponerse a iniciar el camino a Jerusalén requiere fe y confianza porque es Jesús quien va a nuestro lado y nos propone una ruta que el mismo anduvo.

Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TESTIMONIOS SÍNODO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

el viento

Comentario Evangelio 18 de Febrero

“Conviértanse y crean en la Buena Noticia”. Reflexión del evangelio según san...

el viento

Comentario Evangelio 11 de Febrero

Hermana Teresa Figueroa Martínez Carmelita Misionera El evangelio de este domingo se...

el viento

Comentario Evangelio 04 de Febrero

El poder sanador de Jesús en la vida cotidianaMc 1, 29-39 Hna....

el viento

Comentario Evangelio 28 de Enero

¿Qué es esto? ¡una nueva doctrina expuesta con autoridad! Mc 1,27b Hna....