El encuentro de Jesús en casa de Marta y María

Hna. Cecilia Ancapán
Religiosa Filipense

Sin duda la vida está llena de muchos afanes y preocupaciones, que nos hacen estar siempre inquietos fuera de nosotros mismos e incómodos frente al actuar del otro que no  responde de acuerdo a lo que yo veo necesario.

Hoy el evangelio de Jesús nos relata un hecho cotidiano el encuentro de Jesús con estas hermanas, según el relato de Lucas,   Marta le invita a su casa, allí podemos contemplar dos actitudes frente a la llegada de Jesús, por un lado Marta afanada con todo lo de la casa muy ocupada preparando todo para atenderlo, por otro lado está María que sentada a los pies del Señor escuchaba sus palabras… esto provoca la incomodidad de Marta que con todo su afán no vive esta instancia de encuentro como una oportunidad para disfrutar de la presencia de Jesús, cercano que dispone  su persona para compartir… Por otra parte se encuentra María quien se toma todo el tiempo del mundo para estar junto al Señor, escuchándole. Y frente al reclamo de Marta Jesús la sitúa y da valor al encuentro… Quizás sería bueno preguntarnos, ¿Qué potenciamos cuando nos encontramos con Jesús? O simplemente en el encuentro con los  Hermanos, qué valor le damos a la escucha, a la contemplación, a los espacios que tenemos para compartir?

Porque nos puede pasar como a Marta, que son otras cosas las que nos ocupan, pero que no nos dan paz ni llenan el corazón de gozo y plenitud, Jesús no nos pide actos heroicos,  sino simplemente el descubrir que es lo más significativo en nuestras decisiones y pequeñas elecciones cada día.

Que Jesús al venir a nosotros nos encuentre abiertos y dispuestos a acogerle con el mayor regalo que tenemos, nuestra persona… que los afanes de la vida no nos hagan perder el valor de lo esencial. Que Dios bendiga nuestro caminar e ilumine nuestra vida con la presencia de Jesús.

¡Feliz Domingo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *