EL VIENTO SOPLA 2023EL VIENTO SOPLA DONDE QUIERE

Comentario Evangelio 15 de Enero

“He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él”
Jn 1,32

Hna. María Alicia Briseño
Hija del Espíritu Santo (Mexicana)

En estos primeros días del año 2023, qué mejor manera de comenzarlo, desde el lunes pasado celebrando el Bautismo del Señor, y este domingo continúa este encuentro que tuvo Jesús con Juan Bautista donde, la semana pasada se resistía a bautizar a Jesús y ahora reafirma Juan lo que ha visto y lo que ha escuchado.

Quisiera en primer lugar compartir mi reflexión con ustedes, retomando un sacramento tan grande, que creo que no hemos caído en cuenta de su dimensión, y a la vez compartir sobre lo que significa para mí y para cada uno de ustedes el Bautismo, tan grande y a la vez quizá tan monótono en nuestras vidas.

El Bautismo donde nos reconocemos hijas e hijos amados de Dios en el HIJO, que nos hace caminar en la Gracia, en la Fe, Esperanza y Caridad, y podemos seguir agregando tantos regalos, que quizá muchos de nosotros los tenemos guardados y empolvados, que este tiempo nos dejemos llevar por el don del Espíritu Santo que hemos recibido en este día tan importante.

Aprovechemos este tiempo de descanso, quizá de visita familiar para algunos y otros todavía en misiones, retiros o labores pastorales.

Qué alegría que tengamos la posibilidad de sacudirnos la monotonía de la vida y volvamos a nuestra Fuente, que aprovechemos para traer a la mente la fecha de nuestro bautismo, para que como Juan seamos testigos de lo que el Padre hace en ti y en mí, recuperar esas palabras tan hermosas que escuchó Juan, “Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección”. Queridas hermanas y hermanos, traigamos al corazón estas palabras del Padre sobre cada una y cada uno de nosotros, el escucharlas una y otra vez, para que nos convenzamos de que somos esas hijas y esos hijos muy queridos por Dios, en quien tiene puesta toda su confianza, que no perdamos la luz que se nos anunció, la que encontraron los pastores y la manifestación de Jesús a los magos de oriente.

Estamos iniciando un nuevo año pidamos al Espíritu Santo, ese mismo espíritu que descendió sobre Jesús y sobre nosotros, nos guie, este tiempo que estamos viviendo, que no ha sido fácil para nadie, hay mucha gente que nos está gritando que  les llevemos esperanza, que les llevemos amor, familias que lo han perdido todo, a través de los incendios, en Valparaíso, en Santa Juana (La Señora Liliana con su niña de 3 años, que llega al espacio donde estaba su casa y dice a su mamá. “Mamá no está casita, no está casita”) como no conmovernos al ver todavía algunos espacios humeantes y tantos lugares más, retomemos las lecturas de este día el Señor nos manda a restaurar, a ser luz para los demás.

Jesús entendió muy bien la Voluntad del Padre a partir de su bautismo en el Jordán, nosotros, estamos llamados también, hemos recibido el Espíritu Santo, así como en Jesús permaneció, también en cada una y cada uno  de nosotros.

Te invito a que nos podamos preguntar ¿He tomado algún tiempo para orar o reflexionar sobre lo que significa el bautismo en mi vida?

¿Me dejo guiar por el Espíritu Santo en mi vida cotidiana?

¿Me siento y me vivo realmente como hija o hijo amado de Dios?

Estoy totalmente convencida que si viviéramos de esta manera, no viviríamos tan centradas y centrados en nosotros mismos, sino abiertos y prontos para los demás.

el viento