sábado , 15 junio 2024
el viento

Comentario Evangelio 11 de Diciembre

Detengámonos a preparar el camino al Señor

Hna. Miriam Muñoz Marín
Religiosa Filipense

Adviento es la gran espera de la venida del Salvador,  es el motivo sublime de la alegría cristiana.

Sin darnos cuenta llegamos al tercer domingo de Adviento, conocido como Gaudete, es el domingo de la alegría, del gran regocijo porque el Señor ya está cerca.

De partida, comienzo preguntándome si realmente estoy preparando el camino al Señor en estos tiempos en que vivimos sumergidos en la inmediatez, ya que  todo lo queremos y lo hacemos rápido. De este modo, con un par de clics en la computadora realizamos tramites, compras, nos comunicamos con nuestros familiares, o sabemos al instante las noticias de cualquier parte del mundo. Sin duda, podríamos abrir un espacio de conversación  y  hacer un listado de todo lo que hacemos de manera inmediata gracias a la tecnología  virtual, sin siquiera apreciar la experiencia de la espera. En medio de este panorama, la invitación es ser capaces de sentir la presencia de Dios, estar atentos  a los signos de los tiempos, y a  descubrir que los caminos de Dios no son los nuestros.

El Evangelio de hoy nos muestra con claridad que tenemos que abrir nuestros sentidos para saber entender que Jesús no entra en nuestra vida haciendo alarde de su presencia, como también lo creía San Juan Bautista, sino por el contrario, Él entra  de manera sencilla, humilde pero transformándolo todo, dejándonos perplejos con su actuar, enseñándonos qué es verdaderamente  lo esencial para seguirlo y construir  su  Reino. Jesús nos da la gran lección, salir de nuestra zona de confort, para  encontrarnos cara a cara con quienes necesitan ser sanados.

Jesús, por otra parte reconoce la grandeza de Juan, no solo  por hacer bien su misión de ir por delante a preparar el camino como le fue encomendado, sino también por ser  a su vez testimonio de  humildad: “Les aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es mayor que él”.

Así se puede comprender, que la alegría de quien ama y espera a Jesús, está en prepararse,  en tener paciencia como la mujer embarazada o como el campesino que espera que brote la siembra;  con el  objetivo  de  dar testimonio de esperanza y confianza  e ir  cambiando todo  aquello  que nos aleja  del encuentro personal con los amados y elegidos, ”los pequeños del Reino de Dios” a  quienes  estamos llamados  a   acoger, acompañar  e invitar  a caminar juntos  para hacer realidad en nuestro tiempo el programa de Jesús.

Que la cita Filipenses 4,4-5 de este domingo, resuene en nuestros corazones  y  mentes,  así  la convirtamos en nuestro lema para ser anunciadores de la Buena Nueva.

Estén siempre alegres en el Señor, les repito, estén alegres, que todo el mundo los conozca por su bondad. El Señor está cerca. (Filipenses 4, 4-5).

el viento

TESTIMONIOS SÍNODO

PODCAST REVISTA TESTIMONIO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

el viento

Comentario Evangelio 09 de Junio

UNA FAMILIA O UNA IGLESIA UNIDA PUEDE SUBSISTIR                                                                                       Por: Hna. Miriam Muñoz...

el viento

Comentario Evangelio 02 de Junio

“tomen y coman…tomen y beban”cfr Mc 14,22ss Hna. Claudia, ap La liturgia...

el viento

Comentario Evangelio 12 de Mayo

H. Alejandra Cortez EspinozaReligiosa de María Inmaculada La riqueza de las imágenes...

el viento

Comentario Evangelio 05 de Mayo

Fr. Lino Miranda, OFM. Convento Franciscano del Cerro Barón VALPARAISO.  Este domingo...