testimonio portada 288

TESTIMONIO N°288: “DISCERNIR ¿CÓMO Y PARA QUÉ?”

Para ver tenemos que tener los ojos abiertos, para discernir hay que
cerrarlos, pensar y decidir y, por supuesto, adherirse a lo bueno y ponerlo
por obra. En todos los artículos de este número de Testimonio queda claro que hay tres aspectos que dependen del buen discernimiento del  dinamismo de la fe: la fidelidad, felicidad y fecundidad de nuestras vidas. Ello es especialmente verdad en este momento de nuestra historia.

VER MÁS
SOLICITAR SUSCRIPCIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *