sor ana pia

Fuente: El Heraldo Austral

Sor Ana Pía, religiosa de la Congregación de “Religiosas Franciscanas Misioneras del Sagrado Corazón” ha sido una de las más grandes benefactoras de los habitantes de la comuna de Puerto Varas, especialmente, de los más desposeídos y enfermos.

Su mayor obra, el Comedor Abierto de Sor Ana Pía, que ha ofrecido alimentación a quien la requiera por más de 60 años, sigue funcionando hasta el día de hoy  gracias a voluntarios que siguen el ejemplo de su incansable labor.

Giovanna Favero Pellizari, Sor Ana Pía, nació el 23 de marzo de 1929, en San Martino Di Luperi, provincia de Padova, Italia. En el año 1953 llega a Chile, a la ciudad de Puerto Montt como profesora de religión en la escuela Arriarán Barros.

En el año 1960, se traslada a la ciudad de Puerto Varas a ser parte del Colegio Felmer Niklitschek que se había fundado en Puerto Chico en el año 1953 por religiosas de su misma congregación. Aquí realiza una vasta y fecunda labor en favor de la comunidad donde sus méritos son ampliamente reconocidos.

Destaca su vocación de servicio dirigida, principalmente, a personas de escasos recursos, de extrema pobreza, a enfermos y a alcohólicos, a quienes entrega no sólo la valiosa ayuda espiritual que les permite sobrellevar su existencia, sino también se esfuerza por proporcionarles respuestas concretas a sus necesidades.

Es así como en el año 1960, funda el Comedor Abierto cuyo objetivo fue entregar alimentación gratuita a decenas de personas que sufrían hambre y que sigue funcionando hasta el día de hoy; en el año 1970 gestiona la construcción un Policlínico que atiende a personas de bajos recursos y que necesitan de atención de salud; funda, en 1971, un Club de Abstemios cobijando a más 260 personas que necesitaban de su ayuda.

En 1992 hace realidad la construcción de un nuevo Policlínico, ofreciendo una atención médica más completa, donde se incluye la atención dental, kinesiológica y curaciones.

La obra de Sor Ana Pía no ha pasado desapercibida y es así como en mérito a su fructífera labor social el Gobierno de Chile le otorgó el Título “Orden del General Bernardo O’Higgins” el que fue entregado en la Intendencia Regional de Puerto Montt.

En el año 1992, la Ilustre Municipalidad de Puerto Varas le confiere el título de “Hija Ilustre de la ciudad”, galardón que se le entrega por sus méritos y sus obras y en el año 1997 se le entrega la nacionalidad por Gracia, moción promovida por el entonces Diputado y ex Intendente de la Región de Los Lagos, Harry Jürgensen.

“Por las consideraciones anteriores, a los señores Diputados patrocinantes de esta moción les parece de justicia que la comunidad nacional reconozca en esta religiosa italiana el valioso aporte que ha significado su permanencia en Chile y es por eso que estiman que tiene los merecimientos necesarios para que se le dispense el honor de la nacionalización por gracia, que establece el artículo 10, Nº 5, de la Carta Fundamental”.

Sor Ana Pía no sólo es un ejemplo de amor al prójimo, sino también un ejemplo de fe. En una ocasión al ser entrevistada por la gran labor realizada por el Comedor Abierto se le preguntó cómo lo financiaba ya que siempre tenía almuerzo para cuantos lo requirieran y respondió: “no tengo financiamiento, sólo tengo Fe de que Dios Proveerá”.