carmelitas misioneras

Chile despertó…ante las situaciones de injusticias sociales, económicas, culturales, políticas y de abuso que con el tiempo se acumularon desde norte al sur de nuestro país y que han generado el descontento que sin duda son el reflejo de causas que nos han llevado al desborde, desatándose una situación de violencia, frustración, heridas del pasado que, con dolor se vuelven a abrir, desigualdades que sufren tantas familias chilenas, salarios injustos, alzas de productos, endeudamientos, privatizaciones, problemas en la reforma de educación, mala atención en la salud, pensiones paupérrimas al final de la vida, etc.

En este contexto las Carmelitas Misioneras, nos unimos al sentir de nuestra gente en las diversas manifestaciones de marchas pacíficas, saliendo al encuentro, para estar presentes en las realidades de nuestro contexto.

Nos encontramos con un pueblo que reclama sus derechos y lo que es justo para todos, ser escuchados en diferentes ámbitos; es así que, solidarizamos con ellos, caminado y haciendo fuerza en nosotras la llamada a: “Marcha, corre. …toma esta ley: amarás a Dios por ser quien es bondad infinita; y a tus prójimos como a ti mismo” Mt 19,19, MR 23 Fco. Palau. “Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende los derechos del afligido y del necesitado” Pr 31,9.

Conscientes de la realidad que estamos viviendo como país, queremos unirnos, primero a las familias que han sufrido la violencia desmedida generada en estos días y que ha cobrado vidas humanas. Orar por aquellos pequeños empresarios que con el esfuerzo de todos los días llevan el pan a sus hogares y que en estos momentos lo han perdido todo a causa de los incendios o saqueos.

Acompañamos a nuestra gente que quiere ser al fin ser escuchada. Queremos:

-Trabajar para contribuir a recobrar la paz y la integridad de nuestra nación donde se busque la unidad y la reconciliación aún en la diferencias.

-Anunciar los signos de estos tiempos que invitan a revitalizar la vida.

-Ayudar a despertar a los sueños de cada uno de los hombres y mujeres de nuestro pueblo que busca una Patria más justa y solidaria.

-Denunciar aquello que oscurece el corazón y ocasiona muerte.

-Levantar la dignidad, sanar, curar aquél que se encuentra desvalido, enfermo y herido, siendo nuestra fuerza: Dios y los prójimos” (MR 28)

Encomendamos nuestro país a la Virgen del Carmen, Reina y Patrona de Chile, que sea ella quien vuelva a decir “Hagan todo lo que Él les diga” (Jn2,1-12), ella es la primera en invitarnos a estar en el lugar, mirar la realidad y manifestar la necesidad como vida religiosa.

Hna. Lidia Mardones
Delegada General
CARMELITAS MISIONERAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *