Hermana Teresa Figueroa Martínez
Carmelita Misionera

Al leer el texto del evangelio, me siento exhortada a realizar una profunda reflexión sobre la vida personal, la vida de la iglesia, la vida social y me pregunto ¿mi corazón, mi vida está en Jesús y el reino? ¿Cuáles son los tesoros que llenan mi corazón?

Comenzando el texto Jesús dice: “No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino” entonces lo único que nos debe preocupar es el Reino de Dios. Y vivir el reino trae una serie de consecuencias: “liberarnos de todos aquellos bienes que nos impiden ser libres para amar”, para entregarnos de lleno a los hermanos y hermanas, a vivir la solidaridad, a practicar la justicia, a luchar por la paz, a luchar contra la desesperanza al ver y sufrir que hemos sido anti- reino, acumuladores de poder, de riquezas materiales y tantas otras, negando a Dios con nuestras actitudes y formas de vivir.

Estamos llamadas y llamados a rescatar los valores del Reino. A aceptar a Dios en nuestra vida, querer que nuestra voluntad sea semejante a la suya. Permitir que Él pueda reinar en nuestras vidas.

Sólo confiando en Dios, andaremos ligeros de equipaje, desprendidos, libres y dispondremos nuestros bienes para el servicio a los más pobres. Bienes materiales, pero también la acogida, el afecto, el abrazo, el consuelo, la esperanza, la fe, la caridad, el respeto, la misericordia… y tantos otros bienes que se nos ha regalado.

Somos administradores y no acumuladores.  El administrador sabe ver las necesidades, establecer prioridades, entregarse en servicio a los demás. Sabe disponer oportunamente de los bienes para quien lo necesite.  El acumulador quiere todo para sí, pierde el centro, el foco, el Reino y por último se pierde, asimismo. Envenena su vida y las relaciones con los demás.

Continúa el evangelio invitándonos a tener actitudes muy claras: la fidelidad, estar siempre preparados, a estar en vela, así seremos bienaventurados.  Porque a quién mucho se le dio, mucho se le reclamará; al que mucho se le confió, aún más se le pedirá.

Que mejor bienaventuranza que aquella en la que Dios nos sentará a la mesa y acercándose, Él mismo nos servirá. El amor genera vida y crea fraternidad.

PARA REFLEXIONAR

¿Qué hago con mi tiempo? ¿Cómo lo aprovecho? ¿Me esfuerzo por vivir desde la fe, todas horas de mi vida? ¿Son hermanos lo que veo o son enemigos que me amenazan y de los que me tengo que defender? ¿Estoy consciente que soy administrador(a) de los bienes?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *