La vida consagrada latinoamericana respalda a Francisco: “Es un primer paso práctico de muchos otros para que toda nuestra Iglesia sea un espacio seguro”

“Auguramos que sea el inicio de otro modo de ser Iglesia”, ha expresado el organismo eclesial

Consulta toda la información del encuentro vaticano contra la pederastia

Vía: VidaNuevaDigital

La comisión de cuidado y protección de menores de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR) ha manifestado “su total adhesión y apoyo al encuentro de los presidentes de las conferencias episcopales con el Papa” que inició en Roma el pasado 21 de febrero y termina hoy domingo 24. Así lo hizo saber por medio de un comunicado a la opinión pública.

La CLAR expresa su solidaridad ante este histórico hechoestamos llenos de esperanza porque este camino iniciado ya por algunos, ahora lo haremos juntos”. Cabe destacar que la vida religiosa latinoamericana también en el mes de noviembre de 2018 realizó su primer encuentro en Bogotá para abordar el tema de la protección de menores y enfilar esfuerzos por una cultura de la protección, con la participación de representantes del continente (en la foto abajo).

Un nuevo modo de ser Iglesia

Otro aspecto clave de esta reunión para los religiosos y religiosas del continente fue la participación de al menos diez mujeres, lo cual “nos ha alegrado profundamente” y la de otros religiosos, por tanto “auguramos que sólo sea el inicio de un profundo cambio en el modo de ser Iglesia”.

“Nos falta mucho por hacer para entrar en un proceso de conversión hacia una Iglesia Pueblo de Dios, en donde el sacerdocio no es un ejercicio de poder clerical, sino un sacerdocio de servicio en unión con Cristo. La solución del problema de los abusos a menores, a personas vulnerables, a mujeres y a religiosas, no será rápida, por la complejidad intrínseca que conlleva”, han asegurado.

Pese a todo ello, desde la CLAR  afirman que este es “un primer paso práctico de muchos otros que esperamos hacer juntos, para que toda nuestra Iglesia, sea un espacio seguro para nuestras niñas, niños, adultos vulnerables y para toda mujer, en donde todos podamos tener una voz y un espacio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *