miércoles , 17 abril 2024

Condolencias Hermana Carmelita

justicia y paz

Querida Carmelita, misionera incansable y admirable.  Tu alegría, bondad, dulzura, sencillez y humildad, eran tus rayos de destellos de una hija de Madre María Anna  Brunner, fundadora de tu congregación.

Gracias, porque hasta tu partida a casa del Padre Dios,  optaste por quedarte en tierras chilenas, renunciando a tu familia y hermanas de Congregación para continuar acompañando desde el cielo al pueblo chileno, a quien amaste.

! Gracias de corazón!

Querida
María Luisa y Hermanas de Comunidad
Presente

La  Conferencia de religiosos y religiosas de Chile, nos unimos en oración y gratitud a cada una de ustedes por el paso de Hna. Carmelita entre nosotros.

Agradecemos a Dios por el hermoso regalo de contar con ella desde el año 1957, a sus hermosos 27 años llegó desde EE.UU. a Chile para quedarse para siempre entre nosotros. !Bendito seas Señor!

Carmelita,  apoyó y animó los  compromisos de su congregación con la Conferencia, ! Gracias por que  tu comprendiste el servicio  ! Qué grande es el amor de Dios!

Reciban un abrazo en comunión de oraciones,

Hna. Kenia Alfaro y Junta Directiva CONFERRE
Santiago, 23 de Junio 2015

 

 

%s Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TESTIMONIOS SÍNODO

MENSAJE FINAL LII ASAMBLEA

LINKS DE INTERÉS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

África: “El mundo del deporte y la publicidad contribuyen a promover la migración ilegal”

Un obispo de Guinea Ecuatorial reflexiona sobre las causas y consecuencias de...

VIII Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa

VIII Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa

Con el deseo de continuar la misión de Jesús y de la...

Comunicado del Arzobispado de Santiago

Ante los dramáticos hechos que nos conmocionan y que circulan en los...

Abad benedictino en Tierra Santa: “No soy ni pro-Israel ni pro-Palestina. Estoy a favor del ser humano”

Seis meses después del terrible ataque de Hamás y el inicio de...