La propuesta fue aprobada por más de los dos tercios de la Asamblea del X Sínodo de Santiago.

Vía: Iglesiadesantiago.cl 

A través de dicho escrito, los jóvenes y adultos participantes dieron a conocer su parecer en medio de la profunda crisis que vive la Iglesia.

«Jóvenes, fe y discernimiento vocacional» era el tema inicial del encuentro convocado por la Iglesia de Santiago. No obstante, el encuentro de los obispos de Chile con el Santo Padre y la profunda crisis que vive la Iglesia, trascendió como preocupación principal de los asistentes, quienes tuvieron el espacio para expresar su «rabia, vergüenza, tristeza y dolor», «frente a los abusos cometidos y la incapacidad para enfrentarlos».

Así, tras las reflexiones generadas en los grupos de trabajo, los llamados sinodales- jóvenes y adultos, laicos y religiosos- leyeron frente a la asamblea, sus conclusiones – que forman parte de los documentos oficiales del Sínodo entregados al Arzobispo- partiendo por pedir «perdón a todos y todas las víctimas de abusos de nuestra Iglesia».

«Nos avergüenza el que en nuestras comunidades y movimientos muchas veces hayamos sido ciegos a los abusos de miembros de nuestra Iglesia, o que no siempre hayamos tenido el coraje de denunciarlos», expresaron.

Asimismo, a través del documento, los sinodales se comprometieron a «fortalecer nuestro procesos pastorales y formativos, centrados en la pedagogía de Jesús, generando ambientes sanos y seguros para que en nuestra Iglesia nunca más haya abusos, para que ella sea más profética, para que acoja los signos de nuestro tiempo y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, construyamos un país y una Iglesia en los que todos y todas aportemos, nos sintamos amados, respetados, cuidados y especialmente los hambrientos, privados de libertad, migrantes y víctimas de abusos».

DESCARGAR CARTA COMPLETA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *