Semana Santa

Invitación a vivir la Semana Santa con la CLAR

Queridas hermanas y hermanos:

Queremos agradecer a todas las religiosas y religiosos del Continente por su fidelidad creativa en esta hora del mundo. Los esfuerzos constantes por mantenerse en pie y abrazar la cruz, nos sitúa en el lugar de los que más sufren; tantas iniciativas que van desde abrir nuestras casas para que se constituyan en espacios de acogida y cuidado, hasta generar redes de solidaridad y sinergia para atender a quienes pasan hambre. Queremos agradecer por tantas religiosas/os que desde nuestros centros hospitalarios se empeñan en el cuidado y la defensa de la vida y a todos los que con creatividad siguen acompañando a su pueblo.

Se aproxima Semana Santa, y recorreremos el camino pascual en medio de incertidumbre, dolor, soledades, despedidas. La presencia del COVID-19, a algunos países hermanos, los ha enlutado y colapsado… A otros, la experiencia lejana visualizada por los MCS, les ha aportado iniciativas y una toma de consciencia más inmediata para “atajar” la realidad aveniente.
Pero unos y otros, estamos hermanados y haciéndole frente a la tempestad, subidas/os en la misma barca y aferrados a la misma esperanza.

Así lo expresaba el papa Francisco, en la conmovedora bendición Urbi et Orbi, el pasado 27 de marzo: «Nos dimos cuenta que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados pero al mismo tiempo importantes y necesarios. Estamos todos llamados a remar juntos. En esta barca estamos todos como esos discípulos que hablan con una única voz y con angustia dicen estamos perdidos».

Estos días que se aproximan, nos deben ayudar a recuperar el centro orante desde una espiritualidad encarnada. La Semana Santa, debe animarnos a unir nuestras voces y corazones en una “sola voz y corazón” que reúna a toda la Vida Religiosa de América Latina y el Caribe, para despertar al Maestro que “duerme sin dormir”.

JUEVES SANTO

¡Maestro!… “Amor que te agachas” (Jueves Santo), para abrazar a la humanidad doliente y servirla curando sus heridas, abrazando su fragilidad, acariciando sus soledades…

Maestro que nos despierta a la ofrenda explícita y fecunda

VIERNES SANTO

¡Maestro!… “Amor que da libremente la vida” (Viernes Santo), para que todas/os tengamos vida, en la paradójica realidad de una existencia que a muchos les es arrebatada…

Maestro que nos despierta a la libertad que no escatima en la donación

SÁBADO SANTO

¡Maestro!… “Amor que sabes de esperas” (Sábado Santo), para animarnos en la esperanza “contra toda esperanza” y activar los resortes de nuestro corazón como mano amiga que ampara y acompaña, aún en la distancia.

Maestro que nos despierta para actualizar el milagro de lo comunitario

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

¡Maestro!… “Amor que renuevas la Vida Nueva” (Domingo de Resurrección), para que vuelvas a donarte sin medidas, para que nos ayudes a recuperar y entretejer los hilos de esta historia con un sentido nuevo.

Maestro que nos levantas de nuestras tumbas y parálisis y nos lanzas al camino para dar la vida

SUBSIDIO SEMANA SANTA COMPLETO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *