“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un mismo lugar,  y de repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados. Se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse”.
(Hechos 2, 4).

Que la acción del Espíritu conceda a cada una/o de las  religiosas y de los religiosos   fuerza,  sabiduría, esperanza y el gozo de sentirse profundamente inundadas/os de su acción, para seguir acompañando la Vida y Misión que va  naciendo en los nuevos escenarios emergentes de la migración, la salud, la paz, la educación, la ecología, la violencia desenfrenada y  la falta de seguridad de nuestra Sociedad.

Que este Pentecostés 2019, nos sea favorable a todas y a todos.

¡FELIZ FIESTA DE PENTECOSTES!

P. Héctor Campos, OFM.Cap
Y junta Directiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *