Vida Religiosa

Con una eucaristía realizada en la Iglesia de San Francisco y en la festividad de la Asunción de la Santísima Virgen María, la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile, CONFERRE, celebró, como costumbre, el Día de la Vida Religiosa. Una fiesta que congregó a cerca de 500 consagrados y consagradas y que este año se enmarcó en la conmemoración de los 50 años de vida de la conferencia.

De este modo, concluyó una semana de reflexión y formación en torno a la realidad que vive la Iglesia Chilena y el rol de los consagrados en la búsqueda de justicia y reparación, para pavimentar un renacer de la vida religiosa y experimentar la alegría del «Vino Nuevo», como en las Bodas de Caná.

La eucaristía fue celebrada por el Administrador Apostólico de Santiago, Mons. Celestino Aós, OFM Cap., quien, centrado en la experiencia de María, instó a la Vida Religiosa a aferrarse a su vocación y a lo que Dios pide a cada uno. «En la historia de la CONFERRE cada uno de nosotros religiosas y religiosos tenemos que realizar nuestra propia misión, vivir nuestra propia vida, allanar el camino de la entrega (…) Si los comportamientos de algunos provocan tanto daño y devastación, a través de usted, hermana, hermano, Dios quiere repartir salvación. Recemos hoy por nosotros mismos y por todos los religiosos en estos 50 años (…) Damos gracias por tantas religiosas y religiosos files y generosos. Y con todos ellos nos comprometemos en el empeño de buscar la verdad y la justicia, de colaborar para que a través de nuestras vidas y apostolado, Dios vaya realizando salvación», indicó.

Evaluación

Para el Padre Héctor Campos, OFM Cap., Presidente de CONFERRE, toda esta semana ha resultado en una experiencia enriquecedora con una gran participación de la Vida Consagrada chilena. «Ha sido una presencia bastante numerosa. Esto nos da esperanza confianza porque en estos días hemos buscado la forma de restaurar nuestra vida. Hemos buscado la forma de seguir colaborando de seguir defendiendo la vida en todos estos momentos. Eso ha sido una gran aliento esta semana como celebración de la vida consagrada».

En ese sentido, la figura de María, ha sido piedra angular para esta etapa que vive la vida consagrada en la Iglesia chilena. «El mejor modelo es María. Ella asumió el llamado, acogió a Jesús en su vientre y salió donde su prima, hacia los necesitados. Hoy debemos seguir ese ejemplo y hacerlo, pasa por una conversión personal. Hay muchas cosas que tenemos que reparar, que cambiar que mejorar en nuestra vida. Pero está toda la actitud, la disponibilidad para que esto pueda ser real en estos tiempos. Creo que hay mucha esperanza, mucha fe, mucha confianza en los que Dios puede seguir haciendo en nosotros a pesar de nuestra fragilidad. Dios sigue actuando», concluyó el Presidente de CONFERRE.

Emergencia Climática

La celebración concluyó con un compartir en el frontis de la Iglesia de San Francisco, con una intervención organizada por el Departamento de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JUPIC), donde se leyó una declaración de la Conferencia, a propósito de la próxima COP 25, que se realizará en Santiago, en la que se invita a declarar una Emergencia Climática en el País, en pos del cuidado de la creación. VER DECLARACIÓN ACÁ.

RESUMEN DE LA CELEBRACIÓN

GALERÍA

Secuencia 01.00_03_36_22.Imagen fija010
« 1 de 10 »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *