Invitación a la intimidada con El Maestro Jesús

Hna. Yolanda Guajardo. H S J

Evangelio según San Marcos 6,30-34

Al regreso de su misión, los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
Él les dijo: “Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco”.

En este periodo de vacaciones de Invierno !Qué bien nos hace esta invitación del Señor¡ para conversar con Él tranquilamente todo y de todos, como dos amigos que da gusto de verse y conversar sin secretos de lo que estamos realizando en nuestra vida. Jesús es el que invita al descanso a la intimidad, a ese compartir la vida en un ambiente de hogar invernal, donde se reúne la familia en un lugar cálido, donde se comparte, la vida, con sus penas y alegrías, triunfos y fracasos, pero sostenidas con la Fe, la amistad, la alegría, sencillez, humildad para reconocer lo que hacemos mal, humildad para reconocer lo que hacemos bien y que es obra de Dios, obra del Maestro Jesús que nos invita y nos pregunta. Son tiempos preciosos que tenemos para conversar y compartir la amistad, porque a quien invitamos a un lugar tranquilo, sentarse a nuestra Mesa es a los amigos; Jesús nos considera sus amigos, por eso nos envía y confía la misión, nos fortalece el espíritu, nos da las facultades necesarias para realizarla, los medios para mantenerlas. Debemos aprovechar esa muchedumbre que cree en que Dios camina con ellos y que nosotros los podemos ayudar, acompañar y entregar a Cristo en sus momentos de angustia, alegrías, saciar su hambre de Dios y también hambre de pan material.

De este encuentro con el Maestro, saldremos con un corazón renovado, fortalecidos en el espíritu, animados, esperanzados, con una mirada diferente, con las manos y los brazos más fraternos, para abrazar, sostener; con los ojos llenos de Dios para transmitir: ternura, misericordia, paz, alegría, comprensión; a esa muchedumbre que nos espera que confía en nosotros ya que somos portadores de la bendición del Maestro porque estuvimos con El y somos enviados por El a darlo todo.

No rechacemos nunca la invitación del Maestro cuando nos diga “ Vengan ustedes solos a un lugar…” Después de una intensa actividad, necesitamos retirarnos a un lugar solitario a conversar y evaluar como esta mi desempeño como discípulo y que mejor compañía que la del mismo Jesús.

Gracias por leer este comentario. Unidos en oración para que el Reino de Dios crezca y permanezca entre nosotros.

Comments

  1. Excelente intentarlo, sencillas palabras que nos llevan a una realidad profunda. El Maestro invita porque sabe que necesitamos, nuevamente escucharme y renovarnos para seguir siendo sus portadores de esperanzas. Sobretodo en estos tiempos de confusion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *