Luego de la llegada de los cinco primeros franciscanos a Chile procedentes del Perú en 1553, comenzó a construirse este templo en el año 1572, siendo Ministro provincial Fr. Juan de Vega. Fue consagrado en 1597 por el Obispo de Santiago Pedro de Azuaga, ofm y se concluyó completamente en 1618.

El 23 de septiembre de 1594 se coloca el Santísimo y la imagen de la Virgen del Socorro, que perteneció a Pedro de Valdivia y que custodia a perpetuidad la Orden de los Menores en Chile. Fue declarada Patrona de Santiago el 15 de abril de 1645.

El 12 de febrero de 1700 se trasladó, junto a otros frailes, el Siervo de Dios fr. Pedro de Bardeci desde el Convento de la Recoleta. Fr. Pedro muere el 12 de septiembre en la enfermería con fama de santidad. Sus restos se encuentran en la Iglesia San Francisco. Actualmente está en proceso de beatificación.

Aquí yacen también los restos de personajes ilustres como los Obispos franciscanos Pedro de Azuaga y Diego de Humanzoro, así como la esposa de Don Pedro de Valdivia, Doña Marina Ortiz de Gaete, Fermín Vivaceta y muchos otros hijos de San Francisco.

En 1857, Fermín Vivaceta construye la actual torre de la Iglesia.

En 1929, siendo Ministro provincial fray Luis Orellana y Arzobispo de Santiago, Monseñor Crescente Errázuriz, se funda la Parroquia en la Iglesia San Francisco, respondiendo así a la necesidad de atender espiritual y sacramentalmente a la numerosa población que residía en las inmediaciones del convento. Son, a la fecha, 25 los frailes que han asumido el servicio pastoral de párroco.  La fraternidad de religiosos siempre ha apoyado la actividad pastoral, centrada en acoger a los hermanos y hermanas, de manera especial a la gente de calle y a los migrantes; haciendo latente la misericordia de Dios, sumo Bien, a través del sacramento de la reconciliación.

Monseñor Bernardino Berríos Gaínza, obispo de San Felipe y Monseñor Luis Yañez Ruiz-Tagle, obispo de Los Ángeles, recibieron su consagración episcopal ,en el templo San Francisco,

El conjunto arquitectónico, Iglesia y Convento,  fue declarado Monumento Nacional el 6 de julio de 1951

Este templo ha sido testigo del nacimiento de la patria como también de los cambios que han forjado la identidad de nuestro país. Ha sido visitado por personajes ilustres al igual que por el pueblo sencillo de nuestra tierra.

Clotario Blest, que fallece la madrugada del 31 de mayo de 1990, una de las figuras políticas más influyentes en el s.XX a nivel del sindicalismo y los derechos humanos, fue velado en el templo San Francisco y allí se realizaron sus funerales.

Con motivo de sus 400 años de construcción, el próximo 23 de septiembre a las 12 hrs. el arzobispo de Santiago iniciara el año jubilar con la apertura de la puerta santa. La Penitenciaría Apostólica el Año Jubilar e indulgencia plenaria para el templo de San Francisco de la Alameda. El Año Jubilar se celebrará desde septiembre de 2018 a septiembre de 2019.

Desde ya, esperamos contar con su presencia y oraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *